IMPORTANT ADVISE: This site will close www.holy-bible-aliens.com

Standard

alien_priest

It said this site will close by two weeks, exactly the 13th of August,

it’s now the 16th…so mysterious.

Make of it what you will…no GOD?

no C.O.D.

Their creator must be our creator must be their creator must be our…

Aliens

 La religión de los Sumerios – si podemos realmente definirla así – era obviamente politeísta: eran muchos lo ANUNNAKI que gestionaban el poder dividido en varios territorios.

Los dioses eran entonces a la fuerza divinidades locales.

Ya hemos dicho que el señor del imperio era aun, cuya aparición se hace resalir al IV milenio a.C. En el complejo de las divinidades la suya era una figura muy evanescente, abstracta; No era el creador (de hecho hemos visto que el creador era ENKI); no era objeto de un culto concreto y continuo como los otros “dioses”. Su templo se encontraba en la ciudad de Uruk (¿Ur o Erek de la Biblia?) y se llamaba EANNA, “Casa del cielo”.

El poder de los “dioses” y de los reyes que fueron elegidos para representarles cuando “se hizo bajar el mando desde los cielos hacia la tierra” derivaba directamente de ANU, por esto a él se podían solo dirigir los soberanos y no los súbditos.

A lo mejor de aquí nace el concepto de lejanía e inaccesibilidad divina, crecido durante las elaboraciones teológicas que se han desarrollado en los siguientes siglos.

ANU vivía en alto, lejos, en NIBIRU, y según lo que cuentan los Sumerios, solo bajó una vez, o quizás dos, a la Tierra para ver cómo obraban sus hijos. De ellos ya hemos hablado: ENLIL (señor de las alturas, del aire o de las partes altas) y ENKI (señor de la tierra, de las partes bajas y del agua: el creador del hombre).

Una divinidad femenina muy importante era INANNA, conocida luego como Ishtar, Astarté, Isis, Afrodita y Venus en las varias culturas del área de oriente medio y mediterránea. A esta divinidad le gustaba mucho viajar sobre su coche volante, por eso ¡se la representaba con un chándal y un casco de piloto!

Es importante decir que el concepto de “espacio” era el fundamento de todo lo que tenía que ver con lo divino: el término sumerio para indicar a la divinidad, DINGIR, se refería al significado de  “aparición celeste” y subrayaba las características de la luminosidad, del brillar; esta palabra haría pensar en los señores de los coches volantes que obviamente aparecían luminosos y chispeantes en los cielos.

El ideograma que le representaba, simbolizaba una estrella y su pronunciación indicaba justo un “ser de las alturas”.

Notamos enseguida que se trata exactamente del mismo significado de la palabra bíblica Elohìm, “los señores de las alturas”; término que normalmente se utiliza – ¡pero erróneamente! – traducido al singular, para mantener el concepto de la unicidad de Dios.

anunnaki3

sumeriansevenplanets

anunnakiheavenlyhost

anunnaki

anunakiimages 

97814671-sumerian-tree

anunnaki_wings2_big 

IMPORTANT ADVISE: This site will close

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s